Visitar cementerios y conocer su historia y la de sus lápidas es una actividad que poco a poco va ganando más adeptos en España. Si bien esta costumbre está mucho más extendida y normalizada en otros lugares de Europa –donde las murallas que nos separan de las tumbas son mucho más disimuladas o en algunos casos incluso inexistentes–, en nuestro país ha sido un tema tabú hasta hace bien poco. Un claro ejemplo de la normalidad con la que se puede convivir con la muerte sería Irlanda, donde el interior del famoso cementerio de Glasnevin (situado en la parte norte de Dublín y sin apenas muros) puede ser visto en su integridad a través de Google Maps. ¿Te imaginas esto en España?

Detrás de esta costumbre no se esconde ninguna especie de morbo, sino que lo que se busca es normalizar estos espacios como lugares de paz, tranquilidad y reflexión. No hace falta ser uno de aquellos que se disfraza para Halloween ni esperar a que llegue el Día de Todos los Santos: visitar cementerios puede ser una actividad turística como cualquier otra.

De hecho, cada vez es más habitual encontrar casos como el del cementerio modernista de Lloret de Mar, que el pasado mes de mayo organizó visitas guiadas gratuitas para dar a conocer sus tumbas más espectaculares. Dicha actividad se encontraba dentro de la celebración de la semana para descubrir los cementerios europeos. Y es que, de hecho, existe una ruta creada por la Asociación Europea de  Cementerios Singulares (ASCE, según sus siglas en inglés) que reúne 179 cementerios del viejo continente; una veintena de los cuales en nuestro país y casi la mitad de estos en Cataluña.

Concursos para elegir al mejor cementerio de España

En este contexto tampoco nos puede extrañar encontrar proyectos como los de la revista Adiós Cultural, que en octubre de este año celebró el IV Concurso de Cementerios de España. Según la revista, este evento se celebró con el objetivo de “reconocer el interés histórico, social, medio ambiental, artístico y patrimonial de los cementerios españoles; reivindicarlos como lugares llenos de vida y de recuerdo de la gente que los habitó”, además de querer “concienciar a la ciudadanía del importante patrimonio que albergan estos recintos y fomentar su potencial como recurso turístico”. Entre los galardonados estaban los cementerios de Castro Urdiales y Sumacàrcer (que empataron en el premio al mejor cementerio), Alcantarilla (mejor monumento), San Froilán (mejor actividad de puertas abiertas) y Teguise (mejor iniciativa medioambiental).

Visitar este tipo de lugares también nos puede servir para decidir dónde querremos descansar cuando llegue el momento. De hecho, ¿sabías que muchas personas eligen dónde quieren ser enterradas no solo por la historia del cementerio, sino también por las personas que reposan en él? Ante este tipo de demandas, cada vez es más frecuente que compañías como Aura Seguros den total libertad a sus asegurados para que escojan al lado de qué familiar, conocido o incluso famoso querrán estar. La libre elección de cementerio es una de las muchas coberturas que ofrece el seguro de decesos de Aura Seguros, que también incluye multitud de servicios como el funerario, el de asistencia 24 horas o el de asesoramiento jurídico y gestoría, entre muchos otros.